Angélica Fuentes: Los 4 consejos para romper el ‘techo de hierro’

Angélica Fuentes Téllez es considerada como una de las mujeres más influyentes en México y en América Latina. Un ejemplo de mujer hecha a sí misma y luchadora dentro del ámbito empresarial.

 

Breve historia de Angélica Fuentes

Ha desempeñado puestos tan relevantes como la de directora general del Grupo Imperial, una de las compañías de gas más importantes de México y el cargo de directora ejecutiva de Omnilife, compañía líder en el sector de venta directa en el país azteca.

Estuvo casada con el fallecido Jorge Vergara propietario del Grupo Omnilife-Chivas. Viviendo una historia de amor convertida en un gran escándalo y que finalizó con la destitución de esta como CEO de dicho grupo empresarial y siendo acusada de fraude.

Fuentes siempre se ha caracterizado por su lucha reivindicativa de las mujeres buscando la equidad de género en los negocios y la economía. Las dificultades vividas tras su dramática separación la llevaron a reconducir su vida y lanzar una microfinanciera denominada Muvop. Demostrando ser una mujer empresaria de principio a fin.

 

«Techo de hierro, no de cristal»

En México y en América Latina, las mujeres no nos enfrentamos con un techo de cristal, nos enfrentamos con un techo de hierro, porque es mucho más fuerte y difícil de romper, es mucho más obvio y tristemente es mucho más aceptado, incluso a veces por la misma mujer”, mantiene Angélica.

Por eso, Angélica, quien también lideró los esfuerzos de equidad de género para México en el Foro Económico Mundial, afirma: “Yo estoy convencida de que cuando le damos oportunidades a la mujer, cuando le damos crédito, cuando le damos capacitación, se convierte en un detonador para que un país tenga un crecimiento sostenible.”

Esta gran empresaria y líder para muchísimas mujeres nos deja cuatro recomendaciones para avanzar en la equidad y romper los ‘techos de hierro.

 

Las cuatro recomendaciones de Angélica Fuentes

 

Cree en ti

Angélica dice que a las mujeres se les ha enseñado a través de la historia a no creer en ellas, a ser solo la hija, la esposa o la madre de alguien. “Es fundamental que la mujer empiece a creer en ella, que sepa que es valiente y valiosa, que entienda que todo lo que quiere empieza con ella misma: amor, respeto, dignidad… todo empieza con ella. Y para poder moverse de ese lugar donde siente que no vale, que no puede, que no cree en ella, tiene que ir a tocar a su propia puerta y decir: ‘Sí voy’. Una vez que una mujer recupera ese poder, despierta en ella, y tiene capacitación y educación financiera, el límite se vuelve el cielo”.

 

Sé ambiciosa

Nos han dicho que las mujeres no debemos ser ambiciosas; los hombres sí, pues un hombre ambicioso es bien visto, es aquel que debemos de admirar, con quien debes de estar, pero cuando una mujer es ambiciosa le pones la cruz y la ves como una mala mujer. ¡Y no se vale! Las mujeres tenemos el mismo derecho de ser ambiciosas”, dice Fuentes. A esta ambición, recomienda agregarle la actitud correcta y mucha disciplina.

En la vida, nada te cae del cielo. Tenemos que trabajar con mucha disciplina y mucha constancia cualquier proyecto”, dice y remata: Lo más importante es saber quién soy yo, en dónde estoy, qué quiero y adónde voy.”

 

Atrévete a ser vulnerable

Ser femeninas en nada nos quita ser poderosas, fuertes, capaces, inteligentes, sabias”, afirma. Incluso, dice, “la fortaleza más grande que las mujeres poseemos como seres humanos es la vulnerabilidad. Algo que el hombre no se permite y la mujer, por lo general, sí. Un hombre que se permite ser vulnerable es alguien que conecta más con los otros seres humanos porque se requiere de mucho valor ser vulnerable».

Por eso recomienda que no le temas al fracaso. “Los fracasos los debemos de ver como otra oportunidad en la vida para seguir avanzando, y no como algo negativo. El peor fracaso que podemos tener es no intentarlo”.

 

Haz equipo con el hombre

Ella piensa que hombres y mujeres deben trabajar en equipo. “Dos cabezas piensan mejor que una. Dos visiones diferentes se complementan y crean de forma más exponencial”.

El problema de la equidad de género no se va a resolver enfrentándose. “Hay muchas cosas que nos diferencian, pero también que nos complementan. Esto es algo que tenemos que entender, aceptar, vivirlo y trabajarlo en equipo. Todo el tema de equidad de género no se va a mover tan rápido como quisiéramos si no incluimos y si no cooperamos con el hombre. Nos corresponde hacerlo a todos porque al final de cuentas es en beneficio de toda la sociedad”.

 

Fuente.: entrepreneur

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar