Las Autoridades deberían de actuar sobre los esquemas piramidales

Cada vez son más frecuentes las voces que se pronuncian requiriendo una regulación sobre el mercado de venta directa, evitando con ello la aparición de esquemas piramidales y mostrando una protección al consumidor.

Esta vez el turno ha sido para Elizabeth Owen, Consejera de la Asociación de Venta Directa –DSA- y ex directora de la División de Asuntos del Consumidor de Tennessee que trabajó como directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Administradores de Agencias de Consumidores.

 

Treinta años defendiendo al consumidor

La ejecutiva de la DSA, deja claro que tras 30 años desempeñando el puesto de defensora del consumidor, su experiencia le muestra que a veces es imposible detectar la diferencia entre un negocio legítimo y uno engañoso, por lo que los consumidores necesitan ayuda de las autoridades para luchar contra este tipo de engaños.

 

Línea muy estrecha con los esquemas piramidales

Owen se avala en estas declaraciones con un ejemplo sucedido en Tennessee,  con una empresa que anunciaba viajes por diversas capitales del mundo.  “La empresa enviaba postales proclamando unas vacaciones gratis; miles respondieron. La postal parecía legítima y la persona que respondía al otro lado del teléfono sonaba honesta. Sin embargo era un fraude, y los consumidores no se dieron cuenta hasta que su dinero se fue. La legislación puso fin a esta práctica, creó nuevas protecciones para los consumidores y ayudó a distinguir las agencias de viajes legítimas de las impostoras”.

Este hecho significa que las Autoridades pueden hacerlo de nuevo y regular el mercado de la venta directa para evitar que se repitan los constantes esquemas piramidales que salen a la luz.

Hoy, los consumidores tienen un nuevo desafío: ofertas fraudulentas para ganar dinero rápidamente vendiendo un plan a amigos y vecinos. Desafortunadamente, tales “esquemas piramidales” a menudo se confunden con ventas directas legítimas.

 

La Venta Directa un gran mercado

La venta directa tiene un lugar increíble en la historia del comercio en este país. El año pasado, fue responsable de un impacto de $ 83.000 millones, con más de $ 10.000 millones pagados en impuestos federales, estatales y locales.

Más de 20,5 millones de personas (algunos que usted conoce) aman involucrarse en la venta directa: comprar productos, trabajar a tiempo completo o parcial, o ambos. Como profesor, conocí a muchos estudiantes que dependían de la venta directa para ayudarlos a ir a la universidad.

 

Diferencias entre lo legal y lo ilegal

Una empresa de venta directa legítima tiene productos tangibles para vender (joyas, cosméticos, productos de salud, artículos para el hogar) y no es necesario que traiga a otras personas.

Sin embargo hay esquemas piramidales que te atrapan y requieren una suma sustancial de dinero para mercancía sobrevalorada que realmente no necesitas vender. Todo lo que tienes que hacer, te lo dicen, es convencer a tus amigos para que se unan al plan.

No ganarás dinero, ni lo harás con los que trajiste. Los esquemas piramidales crean dificultades financieras para los consumidores y dolores de cabeza para la aplicación de la ley.

 

Normas de la DSA

La Asociación de Venta Directa impone un conjunto riguroso de normas para sus miembros. Las empresas deben volver a comprar cualquier inventario no utilizado a un mínimo del 90 por ciento del costo original. Si un consumidor decide probar la venta directa, compra una cantidad razonable de producto y luego decide que no es para ellos por el motivo que sea, se le reembolsará el 90 por ciento de su inversión.

Este mandato de autorregulación ha funcionado bien. Da a los consumidores un punto de referencia para juzgar a una empresa de venta directa y diferenciar la oportunidad de un trato sombrío.

 

Proyecto Ley HR 3409

A principios de este año, la legislación de protección al consumidor fue presentada en el Congreso por los Representantes Marsha Blackburn (R-TN) y Marc Veasey (D-TX). Es H.R. 3409, el Acta de Esquema Promocional Antipirámide de 2017. El lenguaje del proyecto de ley es sencillo:

  • Proporciona una definición clara de un esquema piramidal en una ley federal. (Muchos estados tienen definiciones idénticas, este proyecto de ley garantiza que el gobierno federal y las leyes estatales y locales sean consistentes).
  • Los vendedores individuales que compran productos para su propio uso no significan que la empresa sea un esquema piramidal.
  • Se puede identificar un esquema piramidal cuando el dinero se obtiene principalmente reclutando a otros en lugar de vender productos.
  • TODAS las compañías de venta directa están obligadas a cumplir con los estándares que DSA exige actualmente de sus miembros: volver a comprar los productos no utilizados a los vendedores con un mínimo del 90 por ciento del dinero pagado por ellos.

Las mejores leyes de protección al consumidor están diseñadas para proteger a los consumidores, así como a las empresas legítimas. Este proyecto de ley logra ambos.

 

Fuente.: commercialppeal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar