Criptomonedas: ¿Alternativa ante el sistema económico actual?

Cuando en 2008 un tal Satoshi Nakamoto creó Bitcoin, con la idea de generar un sistema económico ajeno al control gubernamental de cualquier Estado o Banco Central, seguro que no se imaginaba que en 2021 su creación se iba a convertir en uno de los activos más productivo como sistema de inversión.

 

Activo con mejor comportamiento

Actualmente las criptomonedas son el activo con mejor comportamiento . Su valoración se ha multiplicado por 10 desde 2020. Un crecimiento espectacular ajeno al control de los organismos reguladores, que han alertado de diversos problemas que conlleva este tipo de activos tales como: alta volatilidad, falta de transparencia en la formación de precios, alta posibilidad de manipulación, ausencia de protección en caso de estafa.

 

Altas revalorizaciones

Estas fuertes revalorizaciones tienen una explicación en la combinación explosiva entre el efecto rebaño y el miedo. Las subidas actúan de reclamo y atraen a los inversores / ahorradores: un comportamiento habitual del ser humano que compra al calor de las subidas y que favorece la formación de burbuja. La dinámica viene azuzada por el miedo a la caída del sistema económico por los riesgos que conlleva la política de gasto público desbocado e “impresión” de dinero: el FMI en su reciente Global Financial Stability Report vincula la subida de las criptomonedas a la pérdida de credibilidad en los bancos centrales.

 

Fuerte demanda y creación de nuevos productos

La fuerte demanda ha provocado que la industria cree un buen número de productos en torno la evolución de las criptomonedas (ETFs, ETNs, futuros, …). No es que los responsables del sector de la inversión compartan los fundamentos de las cripto monedas, pero si sus clientes quieren invertir, pese a las advertencias, ya son mayorcitos. La accesibilidad aumenta, disminuyen las barreras de entrada y, las cotizaciones y el negocio no para de crecer.

 

Oscilación del mercado

Los particulares continúan comprando y no tienen suficiente con la alta volatilidad de las criptodivisas: a modo de referencia el bitcoin que es una moneda de referencia tiene un rango de amplitud medio que oscila en torno a los 5 puntos porcentuales por sesión. También recurren al apalancamiento (comprando futuros y opciones call) hasta alcanzar un saldo neto largo o comprador que ronda el 30% de las posiciones vivas o interés abierto en los principales mercados de derivados.

La contrapartida son los especuladores profesionales que venden todo aquellos que los especuladores minoristas quieren comprar.

 

Futuro de las criptomonedas

¿Cómo terminará este experimento? Mi experiencia me dice que no suele acabar bien para el minorista, aunque, de momento, está ganando por goleada a los inversores institucionales.

¿Quién tiene la última palabra? Los bancos centrales y los gobiernos. Si consiguen recuperar la credibilidad, las criptomonedas pasarán a convertirse en algo anecdótico, se aprovechará su tecnología, pero sus precios se desinflarán. Por el contrario, si el establishment no consigue controlar la inflación y cuadrar sus cuentas, las criptodivisas tienen el cielo como objetivo.

 

Artículo original de Luis Francisco Ruiz, director de análisis  de Estrategias de inversión

 

Fuente.: estrategiasdeinversion

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar