El Bitcoin se empieza a ver de otra forma

Las empresas estadounidenses están comenzando a mirar el bitcoin con otros ojos.

En medio de una ola de acuerdos que involucran a conocidas firmas de finanzas y tecnológicas se pueden ver señales de que las empresas estadounidenses están explorando usos corporativos innovadores para las divisas digitales. Están haciendo apuestas tempranas y tentativas a que la llamada tecnología blockchain, que representa el núcleo de bitcoin, podría transformar la forma en la que los bancos, las empresas e incluso electrodomésticos inteligentes circulan dinero, activos y datos sensibles por todo el mundo.
El interés es más evidente en Wall Street, en donde hay una sensación de que los caminos centralizados y dominados por los bancos a través de los cuales transitan las finanzas internacionales están más que listos para adoptar los ahorros de costos propiciados por Internet que han afectado a otras industrias.
“El precio de gestionar pedazos [de datos] ha bajado por un factor de 10.000 en la última generación. Es hora que el costo del procesamiento de pagos caiga por un factor de al menos dos”, dijo el ex secretario del Tesoro de EE.UU. Lawrence Summers. “Bitcoin ofrece la posibilidad de una disrupción necesaria e importante en las finanzas, para el beneficio de los compradores y vendedores en vez de los financistas e intermediarios”.
La mayoría de los consumidores son reacios a usar una divisa de seis años de antigüedad que muchos asocian con drogas ilícitas, fluctuaciones extremas de precio y riesgos de seguridad. Pero lo que se dice ahora es que el potencial de bitcoin se haya en ser un fenómeno financiero tras bambalinas en vez de un medio masivo de intercambio.
La idea es que los registros de blockchain, que son verificados, actualizados y mantenidos por una red descentralizada de computadoras de propiedad independiente, permiten por primera vez que la gente y los negocios confíen entre sí en intercambios de activos, dinero e información en línea. La teoría dice que al deshacerse de los intermediarios, esta tecnología podría reducir costos, el tiempo que toma realizar la transacción y los riesgos de cesación de pagos.
“Es una oportunidad para que Wall Street simplifique algunas operaciones que son bastante anticuadas”, dijo Duncan Niederauer, el ex presidente ejecutivo de NYSE Euronext, quién recientemente se convirtió en asesor de TeraExchange, la primera plataforma de derivados de bitcoin regulada por la Comisión de Corretaje de Futuros de Commodities.
Aún hay muchos obstáculos por superar. Además de la seguridad, la criminalidad y la volatilidad de precios, no se sabe si la red de bitcoin podrá aumentar su escala al nivel necesario. Las transacciones diarias de bitcoin actualmente rondan los US$50 millones, una fracción de los más de US$5 billones (millones de millones) que se mueven en los mercados de divisas.
No obstante, con los reguladores en EE.UU., el Reino Unido y otros países creando reglas para las divisas digitales que buscan proteger a los usuarios y alentar la innovación, las compañías exploran las posibilidades. Esto marca un gran cambio frente al año anterior, cuando bitcoin era visto como una idea extraña de los entusiastas de la computación y los libertarios que se oponen a las divisas emitidas por los gobiernos.
En enero, la Bolsa de Nueva York, USAA Bank, el conglomerado español Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA y el ex presidente ejecutivo de Citigroup Inc. Vikram Pandit compraron participaciones en el mercado y proveedor de servicios de bitcoin al consumidor Coinbase. USAA y la división de capital de riesgo de Citigroup también están trabajando como mentores con startups en una aceleradora de empresas dirigido por el Plug and Play Tech Center de San Francisco.
Varios proyectos nuevos pretenden ofrecer un entorno de corretaje de bitcoin más robusto, regulado y accesible para Wall Street, creando oportunidades para inversionistas que de otra manera no podrían o no estarían dispuestos a participar en los volátiles sitios web que han administrado a bitcoin hasta ahora. Digital Currency Group, del emprendedor neoyorkino Barry Silbert inició recientemente el corretaje público en su Bitcoin Investment Trust.
Ese fondo podría enfrentar competencia pronto si los gemelos Tyler y Cameron Winklevoss obtienen la aprobación de la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. para un fondo que cotice en bolsa.
Con estos nuevos instrumentos de corretaje, las firmas fundadoras buscan crear oportunidades para un conjunto más amplio de inversionistas.
Fuente de información.: laprensa
Translate »
error:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar