Japón pionero en legislar el mercado de criptomonedas

Japón ha pasado de los avisos a la acción. El regulador nipón ha decidido retirar el permiso para operar a FSHO, casa de intercambio de criptomonedas, por incumplir la nueva legislación. Por tanto, FSHO se convierte en el primer operador al que se le obliga a echar el cierre. 

FSHO había realizado su solicitud de registro pero la Agencia de Servicios Financieros de Japón (FSA) optaba por rechazar la documentación del operador fundado en 2014, lo que ha abocado a la compañía a cesar todas sus actividades. El motivo: no aplica los protocolos necesarios para verificar la identidad de sus usuarios.

 

El cierre no es novedoso

La decisión del regulador es pionera en el país. El regulador había suspendido temporalmente a otras empresas de bitcoins por incumplir dicha normativa pero en esta ocasión ha ido un paso más allá. Aun así, la decisión no pilla de nuevas a la compañía ya que era una de las que había sido suspendida de manera temporal, pero al continuar sin aplicar los criterios de transparencia destinados a evitar el lavado de dinero u otros delitos financieros han optado por retirarle el permiso para operar.

 

Intensificación de vigilancia

Este nuevo escenario más escrito judicialmente obedece a que las autoridades niponas han intensificado su vigilancia tras el hackeo de Coincheck, a comienzos de año, lo que provocaba la desaparición de divisas digitales NEM por valor de 450 millones de euros.

Por tanto, Japón se erige como uno de los países pioneros en legislar el mercado de criptomonedas, dada la magnitud que están alcanzando los bitcoins y demás divisas digitales en el país. El mercado nipón, además, negocia actualmente más de la mitad del volumen de operaciones mundiales en bitcoins.

 

Caída del mercado de criptomonedas

La moda o boom de las criptomonedas ha perdido gas en los últimos meses. Los inversores han decidido aprovechar el rally de las divisas digitales para vender y obtener jugosas plusvalías. De hecho, el bitcoin que llegó a valer cerca de los 20.000 dólares a finales de 2017, cotiza actualmente en torno a los 7.600 dólares. Una caída que ha provocado que la capitalización conjunta de todas las criptomonedas se haya desplomado este año desde los 600.000 millones hasta los 343.000 millones de dólares.

 

Fuente.: lainformacion

Translate »
error:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar