La Superintendencia Financiera de Colombia presenta la XV campaña contra el fraude piramidal

Internet, y todo lo que conlleva ha supuesto un adelanto tecnológico que ha invadido nuestra sociedad a nivel mundial. Pero este nuevo sistema de información y comunicación social no ha reportado solamente beneficios, también ha traído consecuencias negativas debido al mal uso por parte de algunas personas que utilizan este nuevo campo para acercarse a un grupo mayor de potenciales “clientes”.

Un artículo publicado por el periódico digital de Colombia “El País” deja patente este mal uso de la red. Según su publicación estudiantes universitarios y de diversos colegios de Cali, así como de otras ciudades de Colombia, están siendo las nuevas víctimas de las denominadas empresas “pirámides o captadoras ilegales de dinero”. Estos sistemas se han aprovechado del uso de internet para sofisticar su funcionamiento utilizando las redes sociales y otros recursos que ofrece internet.

El “modus operandi” de estos timadores, es mediante el envío de correos a los jóvenes invitándoles a participar en sus negocios a cambio de unos rendimientos falsos y depositando previamente el depósito de ciertas sumas de dinero.

Lastimosamente, dijo Beatriz Londoño, jefe de la Unidad de Prevención de Captación Ilegal de la Superfinanciera, “los jóvenes son los que hoy vienen cayendo a través de códigos que les dirigen vía web para que consignen cuantías bajas, bajo la falsa promesa de que su dinero se multiplicará en 15 días o menos”.

Cuando el joven consulta lo sucedido con su inversión y con la de sus amigos, no encuentra rastro alguno ni nadie que responda a sus preguntas en la red.

Otra modalidad, utilizada para efectuar este tipo de estafas es la de las financieras piratas que ofrecen préstamos, y exigen sumas por seguros de deuda, para luego esfumarse sin dejar huella.

La Superintendencia Financiera en su constante lucha contra este nuevo fenómeno lanzó el año pasado 32 alertas, y en este año actual ya ha detectado siete operaciones de captadoras por internet. Todas son muy diferentes a las que había en el 2008 como DMG o Drfe que estafaron a varios millones de colombianos.

En busca de soluciones para atajar con esta situación y contando con el apoyo de la Policía Metropolitana se presentó ayer la XV jornada de la campaña de prevención de la captación ilegal denominada “De eso tan bueno no dan tanto”.En este vídeo de YouTube, publicado en agosto de 2015, Londoño marca claramente en que consiste una pirámide financiera y diferencia entre una empresa que basa su sistema en el multinivel y una piramidal. También explica el fin de esta clampaña de prevención contra el timo.

 

 

La nueva campaña va dirigida a mejorar la cultura financiera de los jóvenes a fin de evitar que ellos sufran estafas, ya que muchos no cuentan ni denuncian por miedo a enfrentarse con sus padres o familiares.

Estos esquemas piramidales por internet son muy difíciles de rastrear. Se ha establecido que son direcciones IP que figuran en otros países como Panamá y Ecuador e incluso algunas de ellas ligadas con organizaciones de delincuentes dedicadas al lavado de dinero”, dijo Londoño.

Los sistemas “piramidales o captadoras ilegales”, han provocado en los colombianos grandes pérdidas económicas alcanzando la cifra de 6,03 billones de pesos entre los años 2008 y 2015. 

Otro aspecto que viene llamando la atención es el auge de los llamados negocios multinivel, reglamentados hace dos años.

“Un multinivel debe tener una comercialización de un bien o servicio, y quienes se vinculan a la red de mercadeo deben recibir bonificaciones ligadas a la negociación de un producto y no por vincular personas, ya que de lo contrario sería un esquema piramidal”, aclaró la funcionaria.

 

Otra modalidad 

Se trata de empresas que al necesitar liquidez acuden a determinadas personas para que les estructuren esquemas de financiación con la venta de facturas, actas de obra o pagarés, que tienen un valor, pero terminan costando otro.Se trata de una captación cuando recibe dinero de más de 20 personas, sin dar a cambio un producto.

Así pasó con Capital Factor, que actuaba como captador e intermediario en favor de la compañía Minergéticos.

Fuente.: elpais

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar