Los 7 tipos de emprendedor

Siempre que se habla de Venta Directa o Network Marketing, hablamos de emprendimiento. Del potencial emprendedor que poseemos las personas y que en la mayoría de las ocasiones no sacamos a la luz, principalmente, por nuestros temores al fracaso.

Estos sistemas comerciales son unos grandes medios para desarrollar este emprendimiento y conseguir las metas anheladas, no sin antes tener en cuenta que los logros se consiguen con constancia y esfuerzo.

 

Pero ¿ qué es emprender ?

 

Atendiendo a la definición recogida por la Real Academia de la Lengua Española, emprender es: “Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. Y emprendedor viene definido como “el que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras”.

Asimismo, emprendimiento es “la capacidad y el deseo de desarrollar, organizar y manejar un negocio junto con sus respectivos riesgos, y con el fin de obtener una ganancia”.

En esta definición hay que hacer hincapié en la palabra riesgos, factor que hay que tener muy en cuenta y que muchas veces se obvia. Cuando nos presentan un negocio o cualquier proyecto económico, normalmente sólo nos hablan de las importantes ganancias que obtendremos y nunca nos comentan los riesgos, por pequeños que sean, que se corre al introducirnos en una nueva etapa empresarial.

Tipos de emprendedores

 

Hay innumerables artículos por las redes clasificando los tipos de emprendedores con los que nos podemos encontrar. MultinivelZgZ, ha seleccionado la clasificación realizada por la revista ‘Emprendedores’.

Atendiendo a las causas que nos hacen emprender, esta revista marcó una diferencia entre los distintos tipos de emprendedores que se pueden encontrar. Para esta clasificación se tuvieron en cuenta factores como: no es lo mismo emprender porque tenemos una idea, por necesidad o porque el azar nos lleva a ello.

Por su parte, los expertos mantienen que existe una serie de cualidades comunes al emprendedor de éxito. Junto a la iniciativa, la creatividad, la perseverancia o la tenacidad, la mayoría cumple al menos tres de los cinco requisitos siguientes: gran capacidad para asumir riesgos, tolerancia a la frustración, pasión por todo lo que hacen, intuición y flexibilidad para adaptarse a la realidad del entorno.

 

Estos son los SIETE tipos de emprendedores que clasificaron:

Visionario

Aquél que se atreve con cualquier sector. No tiene miedo al fracaso y por ello está constantemente buscando ideas nuevas con las que emprender. Pasional y vocacional, también es persuasivo y comunicativo. Puede parecer inestable e inconstante.

      Características
  • Muy versátiles y se atreven con cualquier entorno.
  • Vocacionales y pasionales, lo que les vuelve más comunicativos y persuasivos.
  • Tienen poca aversión al riesgo.
      Punto débil
  • Puede caer el “noncloser: el que no acaba de cerrar una estructura. Está permanentemente abriendo puertas, pero no cierra ninguna. El resultado es que puede ser percibido como inconstante, porque cambia de objetivo continuamente.
Por necesidad

Busca nuevos rumbos para poder gestar un cambio profesional ya que suele estar insatisfecho con su actual profesión. También puede ser aquel que necesita una ocupación y por ello busca emprender su propio negocio. Suele ser tenaz y constante para buscar un buen plan. Antes de emprender con éxito necesitan desarrollar personalidad empresarial.

      Características
  • Normalmente emprenden por necesidad o por huida de las circunstancias actuales. No están satisfechos con su situación profesional o económica y deciden indagar nuevos rumbos.
  • Muy cautos a la hora de emprender y suelen embarcarse en proyectos pequeños que encajarían más dentro del prototipo de autónomo.
  • La necesidad les obliga a exprimirse el cerebro por lo que acaban desarrollando un olfato para detectar oportunidades muy importante. Y son constantes y tenaces, por lo que acaban descubriendo la mejor manera de “obtener el trigo para su sustento”, como el Crusoe de Defoe.
  • Tienen muy desarrollado el valor del esfuerzo individual y el papel del trabajo en el desarrollo humano y económico.
      El punto débil
  • El talón de Aquiles de este tipo de emprendedores hay que buscarlo en que, a menudo, les falta un Norte claro, les cuesta encontrar el rumbo. Cierto: la actividad emprendedora les elige a ellos y no al revés, por lo que necesitan desarrollar un poco la personalidad empresarial.
  • También tienden a dejarse llevar fácilmente por el desaliento ante el primer bache económico o empresarial, pero a cambio son también más perseverantes.
Inversionista

Tiene capital y decide crear una compañía. La rentabilidad de su inversión es su máximo objetivo. Tiene más miedo al riesgo y eso puede frenar algunos proyectos.

      Características
  • Todos deberíamos tener algo del Tío Gilito en su mejor acepción: buscar siempre la rentabilidad y las oportunidades en cualquier circunstancia. Son capaces de ver siempre el vaso medio lleno.
  • Su búsqueda constante de la rentabilidad les agudiza su aversión al riesgo, lo que puede paralizar grandes proyectos.
      Punto débil
  • El hacer dinero sin más rara vez estimula lo suficiente como para seguir creyendo en el proyecto una vez que se produce un bache. Se implican poco en el día a día.

 

Buscador de oportunidades

Racional y analítico, puede llegar a ser muy frío y calculador. Aun así suelen ser muy versátiles.

      Características
  • Tiene una mente muy racional y analítica, que le permite detectar dónde se hacen las cosas de una forma poco práctica. Percibe los detalles más mínimos y saca conclusiones insospechadas.
  • Suelen ser muy versátiles: duchos en mucho, expertos en nada. Esta capacidad de afrontar diversas disciplinas es la que les permite entrar en diferentes sectores.
      Punto débil
  • Su exceso de análisis puede hacer de ellos empresarios muy fríos y poco implicados, a los que les falta un punto de comunicación y don de gentes, además de que, demasiado análisis puede conducir a la parálisis.

 

Por azar

La suerte juega un papel importante en este tipo de emprendedor. Está en el lugar adecuado en el momento oportuno. Pero no le tiene miedo al cambio ni a los contratiempos. Los sabe aprovechar para emprender.

      Características
  • Suelen tener una visión clara de lo que necesita el mercado.
  • Gran capacidad de adaptarse a los cambios, saben aprovechar los contratiempos. Hace suya la máxima de la película: “La vida es una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar”.
  • Normalmente surgen “en mercados en crecimiento, con altas ineficiencias. De repente aparece el emprendedor espontáneo que se atreve y se lanza, casi por casualidad”, insiste Vinaixa.
  • A veces el emprendedor por azar es una consecuencia del emprendedor por huida.
      Su punto débil
  • Al tener una escasa decisión en el proceso, muchas veces les falta implicación en el proyecto

 

Especialista

Aprovecha los errores de otros para encontrar una oportunidad para su negocio. Puede que no tenga una gran idea, pero sí que sabe sacar provecho de los vacíos de otras ideas. Como es especialista en un área, suele necesitar de apoyos en otras.

      Características
  • Tienen un punto de agudeza visual para detectar dónde se están cometiendo errores y encontrar la forma de hacer algo diferente.
  • A menudo son individualistas y corren el riesgo del protagonista de la película: enfrentarse a gigantes sin apoyos. Su éxito pasa por la cooperación.
      Su punto débil
  • Rara vez se ocupan de coordinar los diferentes departamentos. Si es especialista en producción, olvida los departamentos de RRHH o Marketing. Otro punto débil es que el mercado es más limitado y en épocas de crisis económica puedes encontrarte sin clientes.

 

Persuasivo

Perseverante y constante, tiene buenas dotes comunicativas. Suele contar ya con un prestigio ganado dentro de su sector. Tiene mucha fe en su proyecto y su persona, lo que hace que los otros también lo tengan. Puede pecar, no obstante, de no centrarse suficiente en su objetivo, la empresa.

      Características
  • Se han ganado un prestigio sólido en su sector que les avala para lanzarse a emprender. Suelen ser empresas pequeñas y muy personalistas, tipo boutiques.
  • Tiene una fe inquebrantable en sí mismo y su proyecto. Son perseverantes e inasequibles al desaliento, lo que a veces puede ser interpretado como negación de la realidad.
      Punto débil
  • La gente sigue más al individuo que al Norte, es decir que al objetivo de la empresa. Esto tiene un riesgo claro y es que cualquier muesca en la imagen del directivo puede hacer zozobrar el barco, pero además suele tener la limitación en el crecimiento.
  • Cuando se llega al extremo, caeríamos en el “overinfluence”, que raya ya en el abuso del poder y en la manipulación del grupo.
Translate »
error:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar