Los malos resultados de Avon lastran a su CEO Sheri McCoy

De todos es conocido que Avon, compañía MLM especializada en productos de belleza y cuidado personal, no atraviesa un gran momento empresarial. No es una novedad que la marca lleva un periodo muy largo de cambios buscando regresar al camino de los beneficios y volver a ser un icono en la venta directa.

Los resultados negativos durante los últimos años han hecho que los inversores soliciten movimientos corporativos en busca de una estabilidad que parece a día de hoy complicada. El último requerimiento ha sido la destitución de su CEO Sheri McCoy, el cual se llevara a cabo el próximo 31 de marzo de 2018.

Ahora Avon se plantea la búsqueda de un nuevo CEO que reemplace a McCoy, la cual estaba desempeñando este cargo desde mayo del 2012.

 

Otros movimientos corporativos

Este último paso dentro de la ejecutiva, no es más que un nuevo movimiento corporativo para reencaminar el destino de Avon. Recordar que recientemente se nombró al mexicano Miguel Fernández como nuevo presidente en sustitución de John Higson quien estaba vinculado a la empresa desde 1985.

También hay destacar la designación de James Thompson Vicepresidente Senior, Consejero General y Jefe de Ética y Cumplimiento, en sustitución de Jeff Benjamin y el nombramiento de Jonathan Myers como vicepresidente ejecutivo y director de operaciones.

 

Segundo trimestre muy negativo

Los resultados económicos del 2º trimestre de 2017 han sido decisivos para que Barrington Capital, un inversor activista de la compañía y que cuenta con una participación minoritaria, presionara para que definitivamente se tomara esta decisión.

Barrington Capital, que cuenta con una participación superior al 3% en Avon, ya había calificado en el pasado de “error” el nombramiento de McCoy como consejera delegada.

La compañía de Network Marketing ha presentado unas pérdidas de 46 millones de dólares (39 millones de euros) en este segundo trimestre, frente al resultado neto negativo de 36 millones de dólares (30 millones de euros) anotados en el mismo periodo del año anterior. Las ventas de la empresa entre abril y junio cayeron un 3%, hasta 1.400 millones de dólares (1.182 millones de euros).

 

Anuncio de la destitución

Aunque la marca ya anunció recientemente que preparaba la salida de McCoy, esta se ha acelerado y confirmado en fecha concreta tras los resultados. Avon está sumergida en una situación convulsa donde los resultados, trimestre tras trimestre confirman, el mal momento por el que atraviesa la marca desde hace unos años.

 

Plan de reestructuración de McCoy

Con la llegada de McCoy a la compañía, se inició un plan de transformación que no ha convencido a la gran mayoría de los inversores. Entre los movimientos más llamativos que se han llevado a cabo en esta restructuración destaca la separación del negocio de la empresa en Estados Unidos por un valor de 605 millones de dólares, a través del fondo Cerberus Capital Management. La operación contemplaba una inversión de 435 millones de dólares (367 millones de euros) por el stock de Avon y 170 millones de dólares (143,5 millones de euros) por una participación del 80,1% en el negocio estadounidense del grupo.

Otro dato muy significativo es la disminución, año tras año, en el número de representantes de ventas, conocidos como “Avon Ladies“, y la acumulación de cerca de 1.800 millones de dólares en los últimos cinco años.

 

McCoy no es la responsable

Aunque McCoy ha intentado parar este desastre y evitar que alcance males mayores; su reacción ha sido tardía en aspectos como: el impacto del comercio electrónico y los cambios demográficos. Lo que ha conllevado un cansancio por parte de los inversores.

Pero no todos los problemas son responsabilidad de McCoy. La situación vivida por Avon se remonta a la época de Jung, donde la compañía se vio inmersa en una investigación federal de soborno que costó a la marca de belleza 500 millones de dólares. Además los esfuerzos de expansión en el extranjero desviaron la atención de cualquier negocio viable en China. A esto se añadió los problemas que sufría el mercado estadounidense debido a la disminución de representantes entre el periodo de 2007-20012 y las pérdidas de económicas que conllevaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar