OneCoin: La historia del esquema piramidal que todos veían y nadie quiso ver

Todo comenzó en 2014, cuando una desconocida llamada Ruja Ignatova, Sebastian Greenwood y Konstantin Ignatov lanzaron un proyecto llamado Onecoin.

Al parecer y como suele suceder en estos casos, OneCoin iba a ser la solución a todos los problemas económicos de los inversores, además esta denominada ‘criptomoneda’ superaría con el tiempo a la reina de las criptomonedas Bitcoin.

 

Despegue del negocio

Las constantes afirmaciones de legitimidad del proyecto, junto con un despliegue enorme de publicidad, el boom, en ese momento, de las criptomonedas con revalorizaciones increíbles en cortos periodos de tiempo, hicieron todo lo demás.

Un factor fundamental para el crecimiento rápido del esquema piramidal fue motivado por la constante absorción de compañías piramidales que habían explotado sus creadores.

 

Absorción de compañías piramidales

Marcas como Conligus, UniverTeam, BNG International, Bonofa, Site Talk y WeShare Crowdfunding, son algunas de las compañías que trajeron sus redes con multitud de personas que deseaban recuperar sus inversiones y veían en OneCoin una auténtica oportunidad.

 

Innumerables advertencias de riesgo

Innumerables advertencias lanzadas por Autoridades de distintos países, web especializadas en el tema, expertos en criptomoneda, etc., al igual que múltiples informes revelando que no había blockchain detrás de Onecoin y que el producto era simplemente un Ponzi multinivel fueron omitidas por los miles de inversores que veían en OneCoin la consecución a su sueño dorado.

Todas estas advertencias, procedentes la gran mayoría de organismos gubernamentales, “eran mentiras provocadas por sus enemigos que lo único que buscaban era evitar el crecimiento de OneCoin”, esta y otras afirmaciones lanzadas por promotores e inversores inundaron las redes sociales, provocando que cada vez ingresase más gente en el entramado.

Todo era de color de rosa, sin embargo, quizás algún inversor me pueda corregir. La gran mayoría de estos no veían esa rentabilidad en sus cuentas bancarias.

Pero no importaba, todo era cuestión de tiempo.

 

Banco Central de Hungría, el primer aviso

El Banco Central de Hungría fue el primero en dar la voz de alarma sobre el presunto “esquema piramidal virtual” exponiendo en un comunicado lo siguiente:

 “OneCoin ha tratado de crear la ilusión de que sus puntos OneCoin se negociarán con el público en general, pero hasta el momento sólo los afiliados de OneCoin (inversores) son los únicos interesados ​​en el criptomoneda”.

“En realidad el mercado virtual de la pirámide es mantenido por el propietario en virtud de la competencia exclusiva, y sólo puede ser objeto de comercio a través de un mercado de valores cerrado”.

“La inversión en estas empresas implica riesgos especiales, ya que estos activos no se incluyen en el marco normativo y están fuera del control del Banco Nacional de Hungría (BNH) y la jurisdicción de supervisión de la Unión Europea”.

“(OneCoin) promete altos rendimientos a los inversores existentes mediante la contratación de nuevos participantes. A medida que se unen a los primeros inversores reciben pagos de comisiones y el pago de comisión se incrementa” .

En esta primera advertencia ya quedaba muy claro lo que cuatro años más tarde se corroboró.

 

Publicación de grandes fortunas

Por contrapartida, sus líderes anunciaban las grandes fortunas que estaban amasando con las inversiones de OneCoin. Cifras muy lejos de lograr con cualquier compañía MLM que conozcamos. Y lo más importante, en muy  poco tiempo.

En MultinivelZgZ nos hacíamos eco de esta noticia: “Juha Parhiala, ha logrado alcanzar la cifra de 1,5 millones de dólares mensuales, lo que le ha elevado a ocupar el número 1 en el Top de Asalariados del mundo en empresas de Network Marketing, según la clasificación de la prestigiosa revista especializada en MLM Business For Home”.

Sin embargo, Parhiala no era una excepción, otros líderes de OneCoin se colocaron dentro del Top 10 en ganancias dentro de las compañías multinivel.

 

Constantes advertencias en Europa

En febrero de 2016, las Autoridades suecas también lanzaron su advertencia ante el riesgo de inversión en esta compañía. La Junta de Juegos de Suecia comenzó un proceso de investigación ante el presunto temor de negocio piramidal. 

Esto fue el detonante de constantes advertencias conforme se producía su expansión por el mercado de Europa. Países como Noruega, Finlandia y Letonia, más tarde Italia, Alemania y un largo etc., también seguían la estela piramidal de la marca de criptomoneda.

 

Expansión por el resto del globo

Pero no solamente Europa era contagiada por la pandemia de OneCoin,  inversores de América, Asía y Oceanía también han sido afectados por este sistema Ponzi.

Las Autoridades de América y Asia también lanzaron sus advertencias y abrieron sus procesos de investigación, tales como Colombia y China. En Nueva Zelanda la policía está investigando dos iglesias que supuestamente tienen vínculos con la operación y con los fundadores de Onecoin.

 

Defensores aférrimos

Todas estas advertencias y cientos más, que todavía se pueden localizar en las redes, parecía provocar un odio hacia el sistema en todos los inversores que eran participes del negocio OneCoin.

Si decías o escribías algo informando de la realidad de OneCoin, inmediatamente decenas de defensores salían  manifestando el error grave de esas publicaciones y aludiendo a gran desconocimiento del tema, además de  alardear de las cantidades de dinero que iban a ganar.

 

Abandono de los primeros líderes

Pese a todo, la compañía proseguía con un crecimiento sin freno. Aunque pronto comenzaron los primeros abandonos de sus principales líderes.

El primero y sin duda el más llamativo por la repercusión y la importancia de los mismos, fue el protagonizado por los hermanos Steinkeller.

Ellos conformaban uno de los principales pilares de la compañía, hablando desde el punto de vista de los líderes. Anunciaron el abandono del negocio cuando estaban facturando la increíble cifra de 2,5 millones de dólares mensuales.

 

Primeras dudas de legalidad

Muchos se preguntaban todavía sí OneCoin era una empresa legal o un esquema piramidal. Una cuestión que cada vez, quizás en este caso desde sus comienzos, se veía claramente y sin embargo millones de personas fueron incapaces de visualizarlo.

Tristemente algunos todavía tendrán serias dudas, ante esta cuestión.

 

Desaparición de Ruja Ignatova

En noviembre de 2017, saltaron todas las alarmas de OneCoin. Su creadora, su cabeza visible y más popular, la criptoqueen, como la denominaban muchos, Rija Ignatova, desaparece sin dejar rastro.

Los primeros comentarios indicaban su posible detención por la policía alemana. Situación esta que fue desmentida.

Desde ese momento hasta la actualidad, nadie ha visto ni sabe nada de esta famoso mujer, que conquisto el mundo de las criptomonedas con un sueño, que solamente pudo hacer realidad ella misma dejando tras de sí a innumerables seguidores sin sus inversiones.

 

Huída del último gran líder

En enero de 2018, un nuevo líder Igor Alberts, anuncia el abandono de negocio dejando tras de sí comentarios tales como: Puede haber cometido el mayor error de mi vida”. «Tenemos 337.000 personas en nuestro equipo y las hemos levantado a todas de este gigantesco barco The Titanic. No íbamos a ningún lado. Te guié por el camino equivocado«.

Y uno más desafortunado si cabe y que demuestra los amplios conocimientos que defendían estas personas: «Hace dos semanas entendí Blockchain por primera vez«.

Un comentario muy desafortunado y que demuestra la incoherencia de este “supuesto líder”, que ofrecía aprendizaje con  paquetes de educación financiera y criptomoneda con OneLife, entre otras cosas.

 

Fin de su medio de difusión

El abandono de Alberts, provoca entre otras cosas, que la revista digital Business For Home (BFH), reconozca en un artículo la caótica situación por la que atraviesa la compañía tras la desaparición de Ignatova.

Hasta ese momento BFH, era uno de los medios informativos, quizás el único, que defendía el negocio y publicaba artículos con el posicionamiento económico de sus líderes.

Los golpes eran cada vez más contundentes, pero nadie conseguía el ‘Kao’ de la empresa.

Sus afiliados, inversores, como los queramos denominar, han seguido firmes ante todas las adversidades. Creyeron hasta el último momento todas y cada una de las historias que se les contaba desde los atriles en las distintas reuniones y eventos de propaganda.

 

Konstantin Ignatov

A la desaparición de Ignatova, el negocio quedo en manos de su hermano Konstantin Ignatov y de algunos líderes que hasta entonces habían ocupado posiciones secundarias.

Intento expandirse principalmente por Latinoamérica, era la única zona que no había sido explotada y donde todavía podía desarrollar el negocio. El resto de zonas globales estaban siendo prohibidas para ellos.

Argentina pasó a ser una de sus principales plataformas de lanzamiento para este nuevo mercado. Precisamente en un evento efectuado en este país, se hizo público la no realización de otra de las premisas anunciada desde su creación: “OneCoin no se iba a hacer público y por lo tanto su lanzamiento al mercado de criptomonedas no se llevaría a cabo. Era la segunda vez que OneCoin incumplía su palabra, sobre este tema.

 

Los últimos momentos

Eran los últimos coletazos de una empresa que jamás se debió de crear, que jamás debió de tener afiliados y que jamás se debería de haber permitido.

 

Acusación de Mark Scott

En septiembre de 2018, las Autoridades estadounidenses acusaron a Mark Scott, miembro clave de OneCoin en Estados Unidos, por un cargo de lavado de dinero de unos 400 millones de dólares.

 

Detención de Sebastian Greenwood

En noviembre Sebastiaan Greenwood, Distribuidor Maestro global de OneCoin, es arrestado en Tailandia por la División de Supresión de Delitos (CSD) a principios de noviembre de 2018 y extraditado a Estados Unidos.

 

Arresto de Konstantin Ignatov

Y el toque final sucede en marzo de 2019 cuando, el Departamento de Justicia y la Oficina del Fiscal Federal del Distrito Sur de Nueva York (SDNY), hicieron público la acusación formal por parte de los Fiscales a los cofundadores de OneCoin y hermanos, Konstantin Ignatov y Ruja Ignatova por una serie de cargos relacionados con presuntas estafas.

Además Konstantin Ignatov fue arrestado en Los Ángeles y compareció ante un juez en California.

 

Culpabilidad de Mark Scott

A finales de 2019, un jurado federal de Manhattan encuentra al abogado Mark S. Scott culpable de ayudar a lavar USD 400 millones a la cofundadora de OneCoin, y actual fugitiva, Ruja Ignatova.

Translate »
error:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar