Standard & Poor’s prevé una leve recuperación en la economía de Italia

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) prevé que la recuperación de la economía de Italia iniciada a principios de este año se mantenga «tibia», debido a que el bajo crecimiento de los salarios y el alto desempleo están todavía limitando la demanda de los consumidores.
En un informe, S&P destaca que la economía italiana «volvió a la vida» en el primer trimestre de 2015 tras tres años y medio de recesión, al mismo tiempo que mejoró la confianza empresarial en el país, como demuestra el máximo de cinco años que el PMI alcanzó en julio y los máximos de 2008 alcanzados por las encuestas de confianza.
«Sin embargo, el repunte de Italia ha sido más débil que el de sus países vecinos de la eurozona», afirma el economista jefe para Europa, Oriente Medio y África (EMEA por sus siglas en inglés) de S&P, Jean-Michel Six, quien remarcó que Italia creció un 0,7% en la primera mitad del año frente al 1,2% de media del conjunto de la eurozona.
En esta línea, la agencia destaca que, a pesar del reciente repunte del crecimiento real de los salarios debido a la baja inflación, las perspectivas de mayores incrementos salariales están limitadas por una nivel de productividad que ha estado estancado en la última década.
Asimismo, alerta del «elevado» desempleo, que aumentó ligeramente en junio hasta el 12,7%, tres décimas más que el año anterior. Además, incide en que el empleo juvenil marcó su nivel más alto desde 1977 al alcanzar el 44,2%.
Por otra parte, apunta que, aunque hay señales de que las exportaciones italianas están comenzado a comportarse mejor, una recuperación sostenible requerirá una «fuerte repunte» de las inversiones.
Sin embargo, el sector bancario italiano sigue siendo «vulnerable» y no está en una «situación ideal» para apoyar la inversión privada. De hecho, la morosidad es cuatro veces mayor y ha crecido a un ritmo mucho más rápido que la media europea y en un 80% corresponde al sector empresarial.
«Años de descensos en la formación de capital han dañado el potencial de crecimiento y la competitividad general de la economía, y el continuado crecimiento de los salarios por encima de las tendencias de productividad se han sumado a este deterioro», subraya Six.
A este respecto, añade que el sector bancario ha visto dañada su rentabilidad debido a que los préstamos tóxicos se han triplicado, mientras que el aumento de la deuda pública ha impuesto «un claro límite» a la capacidad del sector público para impulsar la economía.
«Desde finales de 2014, han surgido señales de que la economía está volviendo al vida, pero queda una largo camino para volver a tasas de crecimiento del PIB que superen el 1,5%», concluye el economista jefe de S&P.
Fuente de información.: eleconomista.es

Translate »
error:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar