Unetenet: El sueño de la criptomoneda convertido en estafa piramidal

El periódico ‘El País’, nos recuerda una de las mayores estafas piramidales construidas en España y que se extendió a través de 78 países. A través de un reciente artículo este medio de comunicación nos hace revivir el sueño del valenciano José Manuel Ramírez Marco, creador de Unetenet.

Ramírez junto a su esposa Pilar Otero, pusieron en circulación una moneda virtual ajena a los gobiernos y a las convulsiones del mercado y que con el tiempo se transformó en una auténtica pesadilla para unos 22.000 inversores que depositaron su confianza y ahorros en el sueño ‘unete’, nombre con el que se conoció a esta ciberdivisa.

 

‘Unete’, la moneda de Unetenet

El únete, tenía un valor equivalente al  dólar  y prometía una rentabilidad anual del 275 %. Sin embargo y tras el descalabro final de este proyecto los inversionistas perdieron 228 millones de euros entre 2013 y 2015. La cifra multiplica por cinco la estimación inicial de este fraude piramidal, según recientes informes de los investigadores a los que ha tenido acceso ‘El País’.

Y es que, tras el aparente altruismo del fundador de la divisa, existió un plan para esfumar el dinero de los inversores, según la causa por estafa y blanqueo de capitales que indaga la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela”, dice el País en su artículo.

 

Moviendo más de 200 millones de euros

Al parecer y según datos aportados en este artículo, los últimos descubrimientos de la investigación apuntan a que junto con los 48 millones de euros que Ramírez recaudó durante un año y medio, los usuarios del unete movieron otros 180 millones en transacciones directamente entre particulares para adquirir la moneda virtual.

Los perjudicados por el fraude se han multiplicado y, en algunos casos, el perjuicio ha pasado de unos a otros”, recoge el último auto de la magistrada Lamela, que define así el propósito real de Ramírez: “Vender un sueño de enriquecimiento utópico”.

Tras dos años de investigación, la jueza todavía intenta recuperar el dinero ocultado por la pareja en los paraísos fiscales de San Vicente y las Granadinas, donde la pareja valenciana enviaba su dinero para su conversión en monedas virtuales.

 

Ganancias de 2 millones de euros mensuales

Ramírez siempre había soñado con ser millonario, tal y como cuentan sus allegados y ciertamente que lo consiguió, aunque brevemente en el tiempo. Su moneda virtual recaudó dos millones de euros mensuales hasta 2015, cuando afloro que la divisa digital era en realidad un esquema Ponzi como el urdido en 2008 por TelexFREE, una de las mayores estafas piramidales de la historia teniendo en cuenta el número de personas afectadas.

Pero como es de costumbre, todos los sueños tienen su final y el de Ramírez no ha sido una excepción. Su hundimiento junto con su moneda coincidió con el estallido de la Operación Faraón, que culminó con el arresto del valenciano en 2015.

 

Entramado empresarial

A través de una madeja de 17 empresas en 11 países, Ramírez recibió 7.419 transferencias. Y envió los fondos de sus clientes a un entramado de cuentas bancarias en Malta, Eslovenia, San Vicente y las Granadinas y Letonia.

La magistrada Carmen Lamela ha ordenado una comisión rogatoria –procedimiento de auxilio judicial entre Estados- a Estados Unidos para descubrir el capital que circuló a través de la plataforma de pagos International Payout System, que carece de implicación en los delitos investigados pero que fue utilizada para canalizar 1,2 millones que acabaron en cuentas de la organización, según las pesquisas.

La Policía confía además en el desbloqueo de un depósito en el banco letón Rietumu, lugar donde Ramírez guardó 30 millones de euros. La entidad letona congeló estos fondos ante la sospecha de que fueron usados para el blanqueo.

El entramado de Unetenet atrapó a pequeños ahorradores encabezados por Italia (22 millones), España (12,5), Estados Unidos, Perú y Colombia.

 

El pago del dinero fácil

La jueza envió a prisión provisional al padre del unete en octubre de 2015 junto a su pareja, la cofundadora de la empresa, Pilar Otero. Tras abonar una fianza de 150.000 euros, ambos se encuentran en libertad a la espera de un previsible juicio por estafa y blanqueo de capitales.

Ramírez ideó un sistema que atrapó a miles de inversores con la promesa de dinero fácil”, explica Manuel Carlos Merino Maestre, abogado personado en esta causa en representación de la Asociación Nacional de Afectados de Internet y Nuevas Tecnologías (Anfitec).

 

Fuente.: elpais

Translate »
error:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar